Bar Café 202

Viernes, día de salida cultural, esta vez mi presencia se dirigía a una exposición fotográfica en el GAM, como siempre, una ducha y a caminar.

Ya ahí recorriendo el lugar y mirando las reproducciones, me encontré con un amigo al cual no veía hace bastante tiempo, nos saludamos y como es obvio, tiramos la talla un ratito mientras comentábamos las fotografías, algunas un poco subliminales. Al poco rato nos dimos cuenta que este reencuentro ameritaba una refrescadita de garganta, algo para combatir la sed de día viernes, que por cierto se venía acumulando durante toda la semana.

Caminando y escuchando a mi amigo que hablaba algo sobre un bar que le habían recomendado, mi atención cambio su rumbo, las luces de un bar el cual parecía un espejismo, como quien camina en pleno desierto y a lo lejos divisa tan preciado líquido, si, algo como eso.

Esquina Villavicencio con estados unidos, desde ahí precisamente provenían las luces que destellaron mis ojos, así que sin más pensar, le dije a mi compadre que olvidara su recomendación (respetando claramente) y que entráramos al bar de lucecitas.

Un Bar que no tiene nombre en su frontis, pero ya dentro y con carta de copetes en mano, leemos “Café 202”. Para mi sorpresa me di cuenta que vendían los tan preciados shop de cerveza artesanal, ese era el lugar correcto para saciar la sed, importante es recalcar que un like a sir no solo bebe, también tiene necesidades hambrunas, así que pedimos una tablita de esas que te quedan en una muela, pero te da más sed, es la idea.

Mientras conversaba con mi amigo, observaba el lugar notando que presenta una propuesta espontánea e informal pero con onda, mesas adornadas con recortes de fotos de revistas y diarios, formando un collage colorido. Sus paredes con algunos cuadros retrato tipo panfleto, los cuales dan un estilo cultura pop alternativo, de inmediato volví a mi infancia y recordé aquellos tiempos de colegio cuando aun existía el diario mural, (realmente no sé si aun existan en los colegios, más propiamente en cada curso, pero es un detalle.)

En términos de música, va desde el brit pop a lo electrónico, dando una ambientación relajante. Al mirar a los demás comensales pude ver que el estilo de cliente es más bien de artistas, músicos y variados creativos, incluso se nos impregno la creatividad en ese mismo momento, creando un proyecto bien cheleado.

Ya pasando varias horas, había llegado el momento de “calabaza, cada uno pa´ su casa”, así que nos paramos y nos pusimos de acuerdo para volver a juntarnos.

Claramente, después de ese día nunca más lo vi, seguramente eso ocurre porque no somos artistas.

¡Así no más!

Otras Cosas:

  • Conocido por muchos como el café de la esquina. Este lugar ubicado en calle Villavicencio #202 esquina Estados Unidos, cuenta con una carta pequeña pero muy entretenida destacando sus shop de ½ litro artesanal a solo $ 2000 y variadas cervezas en botellas que van desde los $1900.
  • Para quienes desean comer y compartir este bar recomienda siempre sus tablas frescas y sus quesadillas que son un verdadero manjar.
  • Un lugar de estilo ultra retro lo cual llama mucho la atención por ser tranquilo y visitado por toda la farandula bohemia.
  • Gasto aprox por persona: $ 8000

Galería:

no images were found