Cervecería Kross celebra 10 años de vida en Curacaví

Con la participación de clientes y colaboradores, José Tomás Infante y Asbjorn Gerlach, co-fundadores de esta microcervecería, revivieron la historia que ha llevado a Kross a transformarse en una marca reconocida en nuestro país y celebraron junto a su recientemente lanzada K10, variedad que conmemora el décimo aniversario.


Santiago, 23 de noviembre – En un ambiente que recreó el concepto Beer Garden, típico del sur de Alemania, Kross celebró 10 años de vida. En compañía de clientes, colaboradores y fanáticos de la marca, sus fundadores recordaron los hitos más relevantes de este proceso, y brindaron junto a su más reciente creación: la K10. Al igual que en 2008, cuando celebró sus primeros cinco años, esta nueva variedad marca un punto de inflexión respecto de las anteriores producciones elaboradas en la planta de Curacaví.

José Tomás Infante y Asbjorn Gerlach agradecieron a todos los asistentes por su colaboración durante estos 10 años. “Partimos el 2003 vendiéndole a unos pocos amigos que confiaban en nosotros, arrendando una bodega y viendo números rojos todos los meses, y llegamos al 2013 liderando la categoría de microcervecerías, con un portafolio de 6 etiquetas estables, una serie experimental, dos cervezas aniversario y más de 40 reconocimientos internacionales, todo gracias al trabajo duro de nuestros trabajadores, socios, clientes y, sobre todo, gracias al incondicional apoyo de nuestros fans y consumidores que nos han acompañado en las buenas y en las malas”, sostuvo José Tomás. Y agregó que el gran desafío, durante estos años, ha sido mantener la filosofía de crecer con calidad, compromiso que Kross ha mantenido con sus consumidores.

La estrategia de Kross, enfocada en calidad e innovación, les ha permitido crecer a dos e incluso 3 dígitos todos los años, y proyectan continuar con esta tendencia durante el 2014. “Esperamos crecer un 20%, mejorar nuestra cobertura en regiones y abrirnos a mercados internacionales”, contó José Tomás Infante, quien agregó que la planta de Curacaví ya ha llegado a su máxima capacidad instalada luego de que este año se hiciera una inversión de US$1 millón que les permite una producción de casi 2 millones de litros.

La historia y el décimo año de Kross

Luego de que José Tomás Infante y Asbjorn Gerlach se conocieran en torno a una variedad Stout, en 2003 decidieron emprender y fundar la microcervecería, impulsados por la inversión de Rodrigo Infante y Carlos Prochelle, quienes confiaron desde el primer minuto en este emprendimiento. Dos años más tarde, y luego de un trabajo dedicado y con esfuerzo para masificar las primera producciones, Christoph Schiess entró a la sociedad con el 40% del negocio. Eso les permitió contar con una inyección de capital que les dio la posibilidad de construir su planta en Curacaví el año 2006.

En 2008, a medio camino de estos diez años, Kross comenzó a distribuir sus productos a través de Comercial Peumo (la distribuidora de Concha y Toro), ampliando su capacidad de llegar a más clientes y de alcanzar distintos puntos del país.

Ese mismo año, Kross cumplió 5 años y lanzó su primera cerveza aniversario: la Kross 5, que fue pensada como una variedad de edición limitada, pero terminó formando parte del portafolio estable debido a su excelente recepción.

Siguiendo con su estrategia de innovar y hacer cervezas de calidad, el 2010 Kross lanzó su Serie Experimental (cervezas de edición limitada que sólo se encuentran disponibles en ciertas estaciones del año). Kross 110 fue la primera de ellas, que tuvo tanto éxito que se revivió unos años después. Le siguieron Kross Lupulus y Kross Curaca Abby Ale.

En febrero de 2011, Concha y Toro entró a la sociedad, dejando la composición actual en un 51% para los socios fundadores y Cristoph Schiess, mientras que Concha y Toro tiene el 49% restante.

Durante 2013, Kross ha dado un paso importante en términos de su producción, alcanzando los casi dos millones de litros, en comparación con los cerca de 40 mil que envasó en su primer año de vida. “Estamos muy contentos con la evolución que hemos tenido como microcervecería. Para un emprendimiento en Chile, no es fácil crecer y hacerlo con calidad. Nuestra historia de 10 años es un reflejo del esfuerzo de todos quienes trabajamos por hacer de nuestra cerveza un mejor producto cada vez que lanzamos una nueva variedad. Y eso lo reflejan los premios y reconocimientos que hemos conseguido tanto local como internacionalmente”, afirmó José Tomás Infante, co-fundador de Kross. “Esperamos seguir por ese camino y transformarnos en una marca consolidada y reconocida a nivel internacional en los próximos diez años”.

Galería: