El ABC del bebedor que no quiere pasar vergüenza

Tal vez solo superada por la tendencia política y la incontinencia urinaria, hay pocas cosas tan difíciles de reconocer en una fiesta como la ignorancia etílica. Los seguidores de este sitio lo saben y es el afán de este servidor ayudarlos a evitar embarazosas situaciones sociales en que el desconocimiento natural acerca de ciertas variedades de alcohol termina con uno de los asistentes a la reunión proponiendo jugar al “nunca, nunca” (más sobre esto, próximamente). Atienda los siguientes consejos para que su círculo social lo acepte como un bebedor y no como alguien con un problema de autocontrol evidente.

¿Whisky, whiskey o bourbon?

Además de sus orígenes geográficos diversos, la base de cada uno de estos destilados es lo que establece sus diferencias: mientras el whisky tiene como base a la noble cebada, el whiskey y el bourbon fundan su producción en el ligeramente más pedestre maíz. ¿Discriminación? Quizás, pero eres tú el que quiere hacerle creer a la gente que sabe diferenciar un vaso con té helado de uno con whisky. O whiskey.

Whisky

Cómo lo reconozco: un vaso con un suave líquido ámbar, con un reconocible aroma a madera y los 3 mejores amigos del dueño de casa alrededor.

Qué debo decir: “Evidentemente, su origen escocés es lo de menos: mientras haya cebada malteada, con o sin granos de algún otro cereal, nos enfrentamos a una esencia increíblemente amistosa con el gañote”

Qué es lo que realmente sé: “¿Se le puede echar Coca-Cola?”

Whiskey

Cómo lo reconozco: un vaso con un suave líquido ámbar, con un reconocible aroma a madera y un imbécil alegando que no es lo mismo el whisky que el whiskey

Qué debo decir: “No obstante los errores en que incurrió el New York Times, es de ignaros poco versados en el arte del buen beber pretender que un whiskey, cuya elaboración se basa en una fermentación de maíz, proviene de algún horizonte geográfico distinto de Estados Unidos o Irlanda”

Qué es lo que realmente sé: “Bueno, ya pues, ¿se le puede echar Coca-Cola?”

Bourbon

Cómo lo reconozco: busque el sustantivo propio “Kentucky” en la botella. No, no hay mucho más que hacer

Qué debo decir: “Si hay algo que debemos agradecerle al Bourbon County es la creación de este noble espíritu: el maíz demuestra en este brebaje que no solo es posible hacerlo explotar para disfrutar de una película de Nicolás López”

Qué es lo que realmente sé: “Básicamente, licor de humitas. ¿Por qué no me desagrada la idea?”

Champaña, champán, champagne

El Año Nuevo es la época de la champaña por definición: sea que se consuma con helado de piña, bebidas energéticas o vergüenza, este fermentado de uva es una buena manera de decirle al mundo “sí, soy alcohólico, pero no quiero subir de peso”. Irónico, porque las variedades de champaña que manejamos en esta clase de celebraciones se distinguen, fundamentalmente, por la cantidad de azúcar que contienen.

Demi-sec

Cómo lo reconozco: por su sabor dulce, derivado de los entre 33 y 50g de azúcar por litro que contiene

Qué debo decir: “La fermentación basada en una uva de la cepa chardonnay provee a este licor de un sabor dulce, aunque no empalagoso”

Qué es lo que realmente sé: “En serio, vecino, lo que usted quiera, ¡si es Año Nuevo!”

Brut

Cómo lo reconozco: más seco que la variedad anterior, contiene, por regla, menos de 0,015 k de sacarosa químicamente pura por cada 1000 ml. Claro, 15 g de azúcar por litro.

Qué debo decir: “Seco, ideal para platos ácidos. Si es extra brut, podríamos hacer un maridaje con alguna preparación más grasa ¿A alguien le apetecen unas frambuesas con crema?”

Qué es lo que realmente sé: “Nada. De verdad que a partir de mañana no voy a comer nada”

Moscato

Cómo lo reconozco: la variedad eminentemente dulce de este fermentado lo hace ideal para contrarrestar el picor característico de las cocinas india, tailandesa o Cajún

Qué debo decir: “ A este bizcochuelo en verdad le hace falta un espumoso más dulce, algo que juegue en el paladar con lo azucarado de su textura”

Qué es lo que realmente sé: “¿$4500? ¡En el supermercado está a $3750! Ah, y una cajetilla de Philip Morris”